Ronqueo del atún rojo salvaje de almadraba

Salvaje y de almadraba, la importancia de los apellidos del Atún Gadira

El atún rojo que comercializamos bajo la marca Gadira tiene dos apellidos que son imprescindibles para entender su calidad y sabor excepcional: salvaje y de almadraba.

Es salvaje porque se alimenta libremente, en océano abierto, siendo su infiltración en grasa natural y equilibrada al no estar sometido a ningún tipo de engorde tras su captura. Y de almadraba, porque se captura a través de un arte de pesca trimilenario y sostenible en los pueblos almadraberos de Cádiz.

Esta pesca que se ha ido heredando de generación en generación se da únicamente entre abril y junio, aprovechando el paso del atún rojo por aguas del Estrecho, cuando el atún presenta un punto óptimo para su consumo.

A la pesca en las almadrabas, le sigue el trabajo de tierra: el ronqueo artesanal y ancestral del atún rojo salvaje, y la posterior conservación a menos 60 grados, utilizando la técnica de la ultracongelación.

Esta suma de tradición, sostenibilidad e historia hacen posible que cada año, el Atún Gadira, el salvaje y de almadraba, llegue a nuestras mesas.



Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información aquí

Los ajustes de cookies en esta web están configurados para «permitir las cookies» y ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues usando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar», estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar